• novela PENETRACIONES

    Penetraciones... Una novela erótica... y mucho más que eso... un agudo sentido del humor... con una prosa exquisita, fresca y veloz... sin pelos en la lengua... el Arte y Eros copulan en una fabulosa narración que no deja indiferente a nadie... abstenerse las chicas presumidas...

  • DOLORES Y NUBES - POEMAS DE AMOR

    Una inolvidable biografía sobre una relación de pareja donde predominan los claroscuros y los contrastes: el sexo y sus carencias, las rupturas y los reencuentros, el amor y el desamor, las reflexiones y los anhelos, la ternura y el dolor, las esperanzas y la desazón, lo sagrado y lo profano...

  • KULO DE ZEBRA - POEMAS ERÓTICOS

    La sexualidad y el erotismo retratados con fogosa carnalidad y una lúdica y crujiente ironía, que en ocasiones roza lo canallesco y gamberro. Una selva metafórica donde asistimos al rico universo erógeno del autor. Con poemas publicados en relevantes antologías de poesía contemporánea...

  • ORTEM - UNA NOVELA IMPARABLE SOBRE EL METRO DE MADRID

    Los capítulos se suceden en una secuencia imparable, de frenético y ágil ritmo, con un lenguaje muy cercano, sin que falte un ladino, agudo y sórdido sentido del humor, plagado de ricas y sugestivas descripciones muy logradas...


24 enero 2011


¡Viven!: carátula de la película sobre el accidente de aviación en los Andes en 1972: HAZ click para verla más grande
Este sábado emitieron en televisión, en la sesión de sobremesa, la película ¡Viven! (Alive) de 1993, dirigida por Frank Marshall y basada en el libro de Piers Paul Read, que relata los hechos del accidente de un avión uruguayo con 45 pasajeros (muchos eran estudiantes y jugadores de rugby) en la Cordillera de los Andes el 13 de octubre de 1972 y cómo 16 de ellos sobrevivieron durante 72 días a las condiciones de vida más hostiles, desangeladas y terribles, aislados del mundo en un desierto infinito de hielo.

Viven (imagen de la película de Frank Marshall): la superviviencia tras el desastre en la Cordillera de los Andes
Lo que más me sorprendió de la película es que en 72 días que dura el helado cautiverio en los Andes, a los personajes del film no les crece la barba. Y dirán, vaya cosas en que se fija éste. Pues sí, qué le vamos a hacer. Mi chica me decía: “a lo mejor se afeitaban” (refiriéndose a los hechos reales que inspiran la película). Sí, claro: no tenían ropa limpia (imagínense 72 días con los mismos calzoncillos), no podían lavarse ni ducharse, no dispondrían ni siquiera de pasta de dientes, estaban sumidos en la desesperanza, el abandono, el frío extremo, agarrándose al clavo ardiente de la fe, y además tuvieron que superar el tabú moral e instintivo de comer la carne humana de los cadáveres para sobrevivir, ¡y con semejante helado y negro panorama iban a estar afeitándose día a día religiosamente! Vamos, como que no, no encaja.

Yo creo que la película nos sobrecoge hasta los tuétanos por el terrorífico tema que trata y porque sabemos que todo eso ocurrió de verdad más que por la realización fílmica en sí, que es sin duda de planteamiento más idealista que realista (quizá con toda la intención de quitar crudeza al asunto). La película busca más el mito de la supervivencia del hombre en las condiciones más hostiles e imposibles, que el reflejo fiel y objetivo más afín a la cinematografía del documental. Y también busca la identificación del espectador, la empatía, la reflexión complaciente, incluso el perdón por el pecado del inevitable canibalismo. Por eso los protagonistas de la historia tienen que parecer humanos y por eso no les crece la barba en el largometraje, para eludir la imagen de animalidad que daría cualquier ser humano aislado y sepultado durante dos meses y medio en los límites de la imposibilidad de la vida. Y por eso precisamente es sobre todo el héroe, el salvador, el que con su fe y su determinismo atravesó el océano de los Andes en busca de ayuda, es el mejor afeitado de todos durante todo el film.

¡Viven! (Alive!): Los supervivientes son rescatados del histórico accidente de aviación tras 72 días de supervivencia extrema, completamente aislados del mundo
Pero independientemente de mi gusto personal, que me hubiera gustado menos idealismo y más “regodeo” hiperrealista, la película cumple su función: interesa, atrapa, produce escalofríos (tanto físicos como morales), y nos hace especular con lo que habríamos hecho nosotros mismos en una situación tan terrible, inhumana e inimaginable…

Como a muchos les habrá ocurrido, después de ver la peli he buscado en internet y… para los que no lo sepan hay una web oficial sobre el famoso y escalofriante accidente de aviación en los Andes. Una página muy completa con: entrevistas a los supervivientes, recortes de prensa de las fechas del accidente, las fotografías de los 16 que sobrevivieron, noticias (¡en el año 2012 se cumplirá el 40 aniversario de la tragedia!), la lista de pasajeros, galería de imágenes, bibliografía, comentarios de los visitantes al sitio, incluso hay una manera de contactar ¡¡para ir a hacer turismo al lugar del accidente!!

Aquí, la web oficial: http://www.viven.com.uy/

Aquí, un montaje con fragmentos de la película (incluyendo partes del principio y del final):


Aquí, la película entera:


(autor del atículo: pepeworks / josé martín molina)


Estás viendo el blog personal del escritor y diseñador José Martín Molina (Pepeworks). Puedes saber más sobre sus creaciones en sus sitios web:
► web de escritor: www.josemartinmolina.com
► web de diseño: www.pepeworks.com . Se agradece la visita!
Related Posts with Thumbnails

2 comentarios :

  1. La verdad.. no le encontré la verdadera esencia a todo lo que sucedió.En mi opinión al director se le olvidó una serie de eventos que en realidad sucedieron pero que acá no aparecen..Uno de ellos por ejemplo sin mencionar muchisimos mas.. la expedición final.. cómo llegaron a la civilización realmente para que pudieran ayudarlos? ese me parece que es el punto máximo de todo lo que sucedió y sin embargo en el film..nadie lo sabe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cierto. Yo también echo cosas de menos en la película. Hay partes apenas esbozadas y me hubiera gustado un planteamiento más crudo, no tan idealista o emotivo. ¡Pero quién sabe! ¡Quizá en breve haya secuela!

      Eliminar